-

 

 

 

Jornadas del Departamento de Psicoanálisis y Política

 

Política de las cosas y política de la transferencia.

 

 

 

.

 

Por Silvina Fenoglio.

 

El sábado 27 de agosto fueron realizadas en el Museo de Antropología de la UNC, las jornadas anuales de nuestro Departamento. que forma parte del CIEC, Fundación Asociada al Instituto del Campo Freudiano. Fue un día de intenso trabajo precisado por el eje que dio nombre al encuentro “Política de las cosas. Política de transferencia”. Día en el que no pasó inadvertido citar el acontecimiento ocurrido con anterioridad, que fuera la sentencia por la megacausa de los delitos de lesa humanidad producidos durante la última dictadura militar en nuestro país.

 

Se inicia con la frase inaugural a cargo de Carolina Córdoba que orienta la temática del día: “Cuando impera como amo la política de las cosas, la transferencia es una de las pocas experiencias que todavía puede sorprender”.

 

El primer tiempo fue para la presentación de los Dptos. del CIEC.

 

- El Dpto. de Política en un trabajo de reducción y mostración a través de un corto publicitario nos transmite un modo en que el discurso amo intenta pedagogizar la sexualidad a través de los mass media.

 

- EL Dpto. de Niños a través de un caso clínico expone a cielo abierto de qué modo, por el discurso de la ciencia, los niños son reducidos a la cifra, al protocolo, a la estandarización , frente a eso la operatividad del discurso psicoanalítico haciéndole la contra.

 

-El Dpto.del Cuerpo toma el sesgo de la política de la transferencia, que es la nuestra, la política del síntoma; ni la política del mercado ni la de la moral. La política del psicoanálisis que es la de la singularidad.

 

-El Dpto. del TyA puntúa la satisfacción que obtienen los sujetos en intoxicar su cuerpo. La posibilidad allí es de la maniobrar por el consentimiento del parletre de hacerse una conducta frente al goce orientado por la política del síntoma más allá de las figuras obscenas del superyó.

 

La siguiente conversación en la que participaron Oscar Zack (Psicoanalista), Francisco Tamarit (Dr. En Física) y Tomás Bondone(Museólogo)se desarrolla en un clima de amabilidad y también de riqueza por la precisión conceptual y ética desde el discurso que cada quien encarna. La política de las cosas también hizo mecha en la academia, en los modos de evaluación y de validación del conocimiento tornándose en un espacio de legitimación de políticas segregativas; lejos del sueño de que la razón iba a ser fuente de la liberación. El museo también como otro eslabón complementario a la academia se transforma en una institución de legitimación y evaluación en la autorización del arte; en permanente tensión y negociación con el público. Un espacio que, en su rasgo de producción de una exhibición acotada, va contra la exhibición desenfrenada e ilimitada que propone el discurso capitalista. Desde el discurso del analista se hace necesario precisar que a pesar de la vitalidad de ciertos objetos producto de la tecnociencia, hay una imposibilidad de ellos en acercarse a la subjetividad y es en este punto que la preocupación no es en torno a los

 

neurocientíficos teóricos, sino a la implicancia directa de la aplicación de sus investigaciones en las TCC.

 

Por último dos conferencias. A cargo de Alvaro Stella (Psicoanalista, coordinador gral del DPP) quien nos transmite que a la política de las cosas le oponemos por un lado, la política de las cosas de familia dadas en el inconciente y por otro la política del síntoma, como aquello que emerge de la singularidad, como lo más propio. La política de las cosas forcluye a nuestra perspectiva ética. Tomando palabras de J.A.Miller destaca que el análisis es un derecho de cada sujeto y rehusarle es denigrarlo, reclama que el analista se sostenga en una posición activa de psicoanalizar. La siguiente a cargo de Oscar Zack que a su interrogante de ¿cuál es la posición del analista que le es conveniente? se responde que no se trata de ser un alma bella ni de denunciar lo que no anda, ni cínico, ni crítico; sino “de actuar en los debates con un decir menos tonto intentando conmover las certidumbres, interviniendo con un decir silencioso siendo intérprete de cualquier dinámica social”. La política de la transferencia de nuestra orientación es la transferencia de trabajo, es una novedosa enseñanza que nos dejara Lacan donde la transferencia no se dirige a la cura sino a la enseñanza. Allí es la Escuela el espacio que se organiza alrededor de una enseñanza formando analistas prudentes que encarnen su función para lograr la continuidad del psicoanálisis que de ningún modo está garantizada.

 

 


 

Coordinador General: Álvaro Stella. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Responsables: Carolina Aiassa, Carolina Córdoba, Graciela Diosque, Silvina San Martino, Mariel Sivadón.

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
consultorios