-

Editorial El Sitio. Marzo de 2017


La Asociación Mundial de Psicoanálisis (AMP) en enero pasado cumplió 25 años así como la Escuela de la Orientación Lacaniana (EOL) y también su Sección cordobesa.

Con ese marco nació el CIEC, como fundación asociada al Instituto del Campo Freudiano (red internacional) en ocasión del Congreso de la AMP en Barcelona (1998);  lleva 18 años de una actividad creciente en el psicoanálisis con los rasgos que lo definen: Investigación, enseñanza y atención clínica. Dirigido a la ciudad, en estos años ha trascendido su frontera ampliamente.

Desde su creación, dentro de esta actividad se produce un automatón que es su lazo internacional más fuerte: cada dos años invita a un psicoanalista de otra Escuela de la AMP a intervenir en el Seminario Internacional. Esta vez, el XII: “JÓVENES 2017. Inhibiciones, síntomas y angustia” a realizarse 28 y 29 de abril,  contará con la presencia,  el trabajo y la trasmisión inestimables de Xavier Esqué, psicoanalista en Barcelona, AME de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis (España) y de la AMP, AE (2003- 2006). Celebro además el punto de encuentro: el lugar donde fue pergeñado el CIEC, el de la pertenencia de nuestro invitado, es también sede del próximo Congreso de la AMP en 2018.

El tema del XII Seminario Internacional es totalmente actual no sólo para la comunidad psicoanalítica. Abre un abanico de consideraciones acerca de un grupo etáreo particular, JÓVENES, para tratar las consecuencias de la época y la civilización, considerando las mudanzas del goce en él. Nuestro trabajo abrirá la diversidad que implica en especial “la omnipresencia de la angustia, las neodeshinibisiones del yo y el mutis del síntoma” (Argumento en Editorial El Sitio Nº 142) captando los signos de la irrupción de lo real en el cuerpo.

No solo de interés para psicoanalistas, entonces, también para todos aquellos operadores de la cultura, la educación, la justicia, la salud, en fin, particulares e instituciones que se avocan a un diario trabajo en lazo con niños, adolescentes, jóvenes.

2017 - Una época, una civilización occidental, la nuestra, diluida y con efectos por las irrupciones y/o contaminación de otra que representa  cierto fundamentalismo.

En la nuestra, con el discurso capitalista y su inyección feroz de consumo veloz, de manipulación de los cuerpos, de avasallamiento de las singularidades para nombrar sólo algunas características.

 El pacto del discurso del amo y la ciencia, donde las religiones tienen su papel, se profundiza para sortear y rechazar la singularidad de cada hablante, intentando silenciar el goce Uno por considerarlo pasible de dominar. Vano pacto en tanto el goce irrumpe cual real desbocado en los cuerpos y en las sociedades.

Una vieja rama de la biología y la medicina, la neurología, ha resurgido por efectos de la tecnología al servicio de la ciencia.Tras aplastar a la Psiquiatría, ha tomado las riendas de lo psi y se ofrece al discurso del amo, para dominio de los individuos tomada por el neurocognitivismo. Éste encarna así el empuje terapéutico actual por la aplicación de un protocolo universal. Constatamos que se ha medicalizado a la infancia a partir de su vigilancia, usando el campo educativo para ello, a la adolescencia se la combate con mayor vigilancia para la “detección precoz de lo que está fuera de las normas” (Hilda Vittar, “Endiabladamente astuto” en Destellos de Enigmas del Cuerpo 1), y por lo tanto la expulsión de las escuelas, encierros terapéuticos; ¿y los jóvenes? ¿Incluidos en  el conjunto de adolescentes? ¿Es otro?...

El psicoanálisis no habla en términos del todo universal, del para todos. Interpreta y lee la época y con sus instrumentos diversos los trasmite. Recientemente J.-A. Miller (21/1/17 apertura en actividad sobre la Garantía, en la ECF), a propósito de la Escuela, la ha presentado en tanto conjunto de psicoanalistas en lo social, con alas analíticas y patas sociales, al señalar que el discurso analítico se somete al discurso del amo en tanto asociación legal, al mismo tiempo que lo subvierte por su semblante con cada singularidad.

Extiendo por cierto al Instituto esta función en tanto asociación civil que a la vez investiga, enseña y trasmite sus avances al Otro social, y que recibe y trata el sufrimiento de los hablantes. Sus avances tendrán ocasión de trasmitirse también en la actividad que nos convoca.

Si bien JOVENES 2017, no todos, es más: uno por uno con inhibiciones, síntomas, angustia, es decir cada existencia en su singularidad.

El Seminario Internacional es una ocasión extraordinaria para adentrarnos en estos avatares donde la perspectiva clínica y el hacer del psicoanalista que de aquello se desprende, balizará el intenso trabajo de esos días.

 Ana Simonetti

 


Compartir este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
consultorios