-

Seminario Internacional 2017

  

Seminario Internacional del CIEC

Jóvenes 2017

Inhibiciones, síntomas y angustia

 

“El discurso analítico, él promete introducir algo nuevo [Algo nuevo en el amor]. Sus impasses se revelan, primero, en el amor. No es que todo el mundo no esté advertido de eso nuevo que anda por las calles (…) El discurso tiene pues su oportunidad.”

Jacques Lacan, Televisión

   El XII Seminario Internacional del CIEC, encuentra como punto de partida para su propuesta temática la constatación del papel crucial que jóvenes y adolescentes juegan en el mundo en que vivimos. Se trata, como sabemos, de un asunto que agita el debate social en su aspecto más amplio y que suele deslizarse hacia cómodas generalizaciones. Abordar esta problemática desde el Psicoanálisis supone conmover el sentido común para acercar más bien el terreno de discusión a los detalles que se desprenden de nuestra práctica, principalmente en lo que respecta a las maneras en que se presentan las inhibiciones, los síntomas y la angustia en los jóvenes de nuestro tiempo. 

   Para orientarnos en el valor clínico de este ternario deberemos, en primer lugar, recoger -sin más- el germen de la intuición freudiana y la lectura que el propio Lacan lleva adelante a lo largo de su Enseñanza, a los fines de poder preguntarnos sobre las mutaciones del goce, en una época caracterizada más bien por la omnipresencia de la angustia, la neo-desinhibición del yo y por el mutis del síntoma. 

   Nos toca avanzar entonces sobre los modos en que palpamos estos tres registros de la experiencia, captando de entrada en los textos freudianos su manera de situar la función de defensa contra lo real que pueden asumir. ¿Qué decimos con esto? Si la salida de la infancia está signada por la irrupción, el despertar de un real que afecta de manera inédita el cuerpo, cada quien responderá a este acontecimiento echando mano a sus defensas, delineadas entre el Otro y la invención. Será Lacan, con la lupa de su propio ternario -Real, Simbólico e Imaginario- quien designará para la inhibición, el síntoma y la angustia el estatus de tres consistencias clínicas que funcionan como límites, bordes a la irrupción de goce, broches frente a la deriva subjetiva, llegando incluso a pensarlos como tres modos distintivos de nominación, allí donde el recurso al Nombre del Padre muestra ser, a las claras, un artificio entre otros. 

   En este punto radica precisamente la posición ética del Psicoanálisis frente al empuje terapéutico y su protocolo universal, que coloca todo su empeño en desmantelar las inhibiciones, taponar la angustia y acallar el síntoma, bajo el supuesto de que existe un

arreglo óptimo y conveniente con el goce. Esta dimensión de apuesta ética del Psicoanálisis parte, por el contrario, de la sorpresa y lo incalculable. Son los jóvenes y adolescentes los que enseñan su manera singular de captar de cerca la herida contingente sobre la que posa la existencia, haciendo escuchar el esfuerzo que supone asirse al sentimiento de la vida. Tal como lo afirma J.-A. Miller, los jóvenes de hoy están compelidos a inventarse a sí mismos y fundar un principio de identidad que les posibilite distinguirse, formar parte de un colectivo, tener un cuerpo sexuado, etc. 

   Se abre de esta manera un campo de exploración formidable, que exige de nuestra parte pesquisar, por ejemplo, cómo los jóvenes montan hoy sus estrategias y se sirven del semblante a la hora del lazo social, o cómo sufren de la desinserción más radical y el desarraigo; qué empuja a los jóvenes, en una verdadera clínica del Superyó, al coqueteo incesante con la pulsión de muerte; qué lleva a algunos a quedar bajo el yugo de la aspiración que ejercen los fundamentalismos, llevando la voluntad de muerte y su obscenidad hasta sus últimas consecuencias; cómo la angustia muestra su vecindad con el miedo al cuerpo, con el pasaje al acto y el acting-out; qué pone en juego hoy la relación con el saber, tanto para aquellos que consienten con pasar por el Otro, como para los que lo atrapan sólo en su condición autoerótica, o los que lo rechazan de cuajo; qué anima a los eternos trotamundos, para quienes la vida es un viaje, o a los que se sumergen en el objeto virtual, ese que multiplica todos los mundos posibles; qué afectación, qué fijeza toca los cuerpos de los compulsivos, los abúlicos, los aburridos, los atribulados del pensamiento; cómo se juega la partida en lo que respecta a la posición sexuada, frente a lo que no está escrito de la diferencia y la relación entre los sexos; qué escuchamos en las maneras de hablar, en el tratamiento especial que los jóvenes hacen de la lengua; qué nos enseñan a su vez sobre los diferentes estilos en el amor, los que sufren de amor, los solitarios o los que llevan el sentimentalismo al colmo; cómo pensar hoy esta especie de nadificación de la vida, advertidos que Lacan recorta con la nada -en su naturaleza de objeto- un borde pulsional cuya curiosa rúbrica puede funcionar como causa de no-deseo; cómo articular la idea de juventud con una erótica del tiempo, tanto para los que cuentan con su dilación infinita y su faz de eterno retorno como para aquellos que padecen de su precipitación.

   Quienes recibimos en los consultorios o en los distintos ámbitos institucionales estas problemáticas, contamos además con la responsabilidad de sostener la pregunta sobre las chances del discurso analítico como la oferta de un lazo original, sostenido en la transferencia. 

   Es sobre el surco de esta propuesta de trabajo que toma su impulso nuestro próximo Seminario Internacional. Una vez más, como hace ya quince años, la comunidad del CIEC encarna la decisión política de andar sobre un deseo y hacer existir este acontecimiento transversal a la manera de Una sola pieza en cuyo interior se ajusta la clave y se compone un concierto inédito, irrepetible. 

   Como verán, los dados ya están lanzados. Este encuentro especial, definitivamente nos espera.  BibliografíaFreud, S., “Inhibición, síntoma y angustia”. Obras Completas, Vol. XX. Bs. As.: Ed. Amorrortu, 1993.Freud, S., “El Malestar en la Cultura”. Obras Completas, Vol. XXI. Bs. As.: Ed. Amorrortu, 1993.Lacan, J., La angustia, El Seminario 10. Bs. As.: Ed. Paidós, 2006.Lacan, J., RSI, El Seminario 22, inédito.Lacan, J., “Televisión”, Otros Escritos. Bs. As.: Ed. Paidós, 2012.Miller, J.-A., “En dirección a la adolescencia”, Jóvenes, Revista Registros Tomo Rojoazul, Colección Diálogos.  Bs. As.: Ed. Grama, 2016.Miller, J.-A. y otros, Variaciones del humor. Colección del Instituto clínico de Buenos Aires. Bs. As.: Ed. Paidós, 2015.Miller, J.-A. y otros,  Desarraigados. Colección del Instituto clínico de Buenos aires. Bs. As.: Ed. Paidós, 2016.Exqué X. y Brousse M.-H., ¿Amar al padre o al sinthome?,  Seminarios en Caracas. Bs. As.: Ed. Paidós, 2007.Bassols M., Roy D. y otros, “Cuerpos en alto parlante”, Notas de niños. Córdoba: Edita Dpto. de Psicoanálisis con niños NRC, Ciec, 2016.Laurent, D., “Inhibición, síntoma y angustia: límites de lo múltiple”, El Psicoanálisis y la angustia de la época, Mediodicho N° 28. Córdoba: Ed. EOL Sección Córdoba, 2003.Vittar H., Martínez de Bocca C., Simonetti A. y otros, Hijos de la era postpaterna, Mediodicho N° Extraordinario. Córdoba: Ed. EOL Sección Córdoba, 2013.Brodsky G., “Entrevista por Ana Simonetti”, Enigmas del Cuerpo N°6. Córdoba: Edita Dpto. de Estudios Psicoanálisis y cuerpo, Ciec, 2014.